Patrick Gordon taylor / Charles Kingsford Smith Acapulco - Sidney  1.944
En   la   historia   de   la   aviación   comercial   siempre   hay   rutas   que destacan,     sea     por     su     importancia,     peligrosidad,     poca     o     mucha rentabilidad,     por     su     romanticismo,     el     destino     de     vuelos,     rutas     y operaciones   que   ahora   recordamos   con   cierta   nostalgia,   en   especial   en tiempos   en   que   se   tiende   a   retirar   al   aerotransporte   internacional   esa   aura de romanticismo que de alguna forma le ha caracterizado.
Hay   una   isla   casi   olvidada   por   ahí   en   los   mapas,   en   el   Océano   Pacífico,   no   muy   lejos   de   las costas   mexicanas,   que   tiene   una   historia   aeronáutica   qué   contar;   una   historia   vinculada   precisamente   a   esas bien recordadas operaciones de los comienzos de  la aviación comercial, me refiero a la isla Clipperton.                         Descubierta   aparentemente   por   Fernando   de   Magallanes   en   el   año   1521,   geográficamente   es parte   de   la América   Central,   es   territorio   francés   de   ultramar,   pero   lleva   el   nombre   de   un   pirata   inglés.   También se   le   ha   conocido   entre   otros   nombres   como   “L’ile   de   la   Passión”,   “Island   of   Passion”   o   “Isla   de   la   Pasión”. Localizada   a   670   millas   al   suroeste   de Acapulco,   Estado   de   Guerrero,   México   y   con   una   extensión   de   menos   de cuatro   millas   cuadradas,   es   uno   de   los   lugares   más   aislados   y   agresivos   del   planeta.   Valorada   originalmente por   los   depósitos   de   guano   procedentes   de   los   millones   de   aves   que   la   habitan,   que   podría   ser   empleado   en   la agricultura,   Clipperton   comenzó   a   ser   blanco   de   fallidas   aventuras   de   empresarios   norteamericanos,   ingleses   y franceses   hacia   finales   del   siglo   XIX   y   principios   del   XX,   cuando   México   y   Francia   disputaron   formalmente   su soberanía,   misma   que   en   1909   fue   sometida   por   ambos   gobiernos   al   arbitrio   del   rey   italiano   Víctor   Manuel   III, quien   emitió   su   decisión   a   favor   de   Francia   en   1931,   y   ésta   tomó   posesión   del   territorio   en   1935.   Se   cree   que   el soberano   italiano   fue   influenciado   por   Benito   Mussolini   y   por   presiones   políticas   al   dar   un   veredicto   bastante discutible.   De   cualquier   forma,   la   historia   registra   que   la   presencia   física   mexicana   en   Clipperton   comenzó   en 1897,   con   la   llegada   del   cañonero   “Demócrata”,   procedente   de   Mazatlán,   Estado   de   Sinaloa,   cuya   tripulación irónicamente   perdió   la   bandera   mexicana   al   desembarcar   en   las   turbulentas   aguas   que   rodean   la   isla.   Tras concesionar   la   isla   a   una   empresa   inglesa,   México   mantuvo   una   guarnición   en   ella   entre   1908   y   1917,   que estuvo   al   mando   del   capitán   Ramón   de   Arnaud   (mexicano   de   origen   francés   quien   terminaría   sus   días   en   las aguas   de   Clipperton)   que   llevó   con   él   a   su   mujer   Alicia   Rovira   Arnaud,   quien   viviría   nueve   años   en   la   isla, donde   procreó   a   cuatro   hijos,   en   lo   que   sería   una   trágica   historia   de   abandono   de   parte   de   las   autoridades mexicanas y en la que el único adulto varón sobreviviente abusaría de las mujeres de la isla.
Con las  autoiridades antes de su vuelo
Moneda conmemorativa de 1$ Dolar
Consolidated Catalina “Frigate Bird”
Aeronave con el que se realizó la Ruta
No   sólo   por   razones   comerciales   sino   estratégicas   y   militares,   la   isla llamó   la   atención   de   los   norteamericanos.   El   almirante   Richard   E.   Byrd,   uno   de   los grandes   héroes   de   la   aviación   naval   norteamericana,   al   que   entre   otras   hazañas   se le   acredita   haber   encabezado   en   1929   la   primera   misión   aérea   de   reconocimiento del   Polo   Sur,   visitó   la   isla   en   1943   por   órdenes   del   presidente   Franklin   D.   Roosevelt (que   estaba   fascinado   por   ella   y   la   visitó   dos   veces   en   forma   no   oficial   en   1934   y 1938,   principalmente   con   propósitos   de   exploración   natural),   quien   deseaba   que alguien   con   la   competencia   de   Byrd,   evaluase   su   potencial   como   base   aérea   y marítima   militar   y   como   punto   de   escala   para   la   aviación   comercial   internacional. Clipperton   fue   explorada,   valorada   y   ocupada   bajo   el   más   alto   secreto   en   1944   por la     Marina     norteamericana,     que     instaló     en     ella     una     estación     de     monitoreo meteorológico   como   apoyo   a   las   acciones   militares   durante   la   Segunda   Guerra Mundial   y   como   apoyo   a   la   navegación   aérea   de   la   postguerra.   Roosevelt   llegó   a insinuar   la   posibilidad   de   que   México   pudiera   detentar   la   soberanía   del   territorio,   lo cual   le   permitiría   obtener   su   control   con   mayor   facilidad   que   de   manos   de   los europeos.   Considerada   desde   los   años   treinta   como   una   necesaria   escala   en   una probable   ruta   alternativa   sur   entre   Norteamérica   y   Australia,   paralela   a   la   ruta   vía Hawai,   en   manos   de   los   norteamericanos,   la   isla   fue   objetivo   de   planes   de   ingleses, australianos      y      norteamericanos,      para      establecer      en      ella      un      punto      de reabastecimiento   de   hidroaviones,   si   no   es   que   todo   un   aeropuerto   internacional. Los   norteamericanos   (Roosevelt   en   especial),   estaban   decididos   a   evitar   que   los ingleses    monopolizaran    la    nueva    ruta,    lo    cual    era    congruente    con    la    política aeronáutica    norteamericana    de    entonces    (por    lo    menos    así    funcionaban    hacia mediados     del     siglo     XX),     política     representada     en     el     plano     de     las     rutas internacionales   por   la   omnipresente   Pan   American   (que   tenía   la   ruta   vía   Hawai), virtual   brazo   derecho   del   Departamento   de   Estado   y   gran   aliada   de   las   fuerzas armadas    norteamericanas.    Los    grandes    amigos,    el    australiano    Patrick    Gordon Taylor   (1896-1961),   veterano   piloto,   que   junto   con   Sir   Charles   Kingsford   Smith, habían   realizado   en   1934   el   primer   vuelo   entre   Australia   y   Estados   Unidos   (con escalas   en   Fiji   y   Hawai)   y   ases   de   de   la   Primera   Guerra   Mundial,   intentaron   hacia 1938,   en   su   calidad   de   jefe   de   pilotos   en   Qantas,   que   por   medio   del   gobierno   inglés (Australia,   miembro   de   la   comunidad   inglesa   de   naciones,   obtuvo   una   limitada autodeterminación   en   el   año   1978),   se   pudiese   establecer   la   ruta   alternativa   hacia   el Pacífico   Sur   desde   Acapulco   (México),   hasta   Nueva   Zelanda   vía   Clipperton,   las Marquesas    o    las    Tuamotus,    las    Islas    de    la    Sociedad    y    las    Islas    Cook.    Las hostilidades   de   la   Segunda   Guerra   Mundial   forzaron   a   Taylor   a   aplazar   sus   planes, mismos     que     retomó     hacia     1944,     cuando     los     ingleses     informaron     a     los norteamericanos   su   deseo   de   realizar   dos   vuelos   de   exploración   transpacífico   en   la ruta Acapulco   -   Clipperton   -   Bora   Bora   - Aitutaki   -   Tonga   - Auckland   -   Sydney,   vuelos para   los   cuales   se   requería   autorización   norteamericana   para   sobrevolar   aguas patrulladas por los estadounidenses.                                     Hacia    1942    los    australianos    habían    sugerido    a    los norteamericanos    la    ruta,    la    cual    estos    últimos    rechazaron    con    los    mismos argumentos   que   en   1944,   es   decir,   que   la   ruta   y   por   ende   tales   vuelos   no   tenían valor   militar   alguno   (no   sin   antes   haber   mandado   a   Byrd   a   explorar   el   potencial   de la isla).  
Así   comenzó   un   período   de   fuerte   cabildeo   entre   norteamericanos,   británicos   y   australianos, tiempo   en   el   que   Taylor   (quien   estaría   al   mando   de   la   misión)   se   preparó   y   esperó.   La   autorización   llegó   el   3 de   septiembre   y   Taylor   se   apresuró   para   hacerse   en   Bermudas   de   un   Consolidated   Catalina   con   registro   JX 275   de   la   Royal   Air   Force   (RAF),   al   que   bautizó   “Frigate   Bird”   y   mandó   adaptar   tanques   de   combustible adicionales,    en    la    Consolidated    Aircraft    Corporation,    en    Elizabeth    City    Nueva    Jersey,    E.U.A.    Como tripulación, Taylor escogió personal experimentado del Comando de Transporte Atlántico de la misma RAF.                            En   lo   que   fué   el   primer   vuelo   realizado   entre   México   y   el   Pacífico   del   Sur   y   armado   con cuanta   información   pudo   obtener   sobre   Clipperton,   Taylor   despegó   del   Aeropuerto   de   Acapulco   hacia   esa isla   en   el   “Frigate   Bird”   (seguramente   desde   el   aeropuerto   de   “Los   Hornos”)   el   9   de   septiembre   de   1944.   Un vuelo   en   un   Catalina,   con   vientos   favorables   puede   tomar   de   unas   seis   a   siete   horas.   Tras   analizar   con cuidado   la   mejor   ruta   para   el   aterrizaje,   Taylor   acuatizó   en   la   laguna   interior   de   Clipperton,   comenzando   una aventura   de   resistencia,   improvisación,   lucha   contra   el   clima,   incidentes   y   casi   desesperación   de   35   días   de duración.   El   11   de   septiembre   Taylor   llevó   de   regreso   a   Acapulco   al   “Frigate   Bird”,   donde   se   encontraba   en espera   de   instrucciones   y   apoyo,   otro   Catalina   de   la   RAF   (JX   532,   al   mando   de   L.L.   “Slim”   Jones).   Taylor regresó a Clipperton el 22 de septiembre.
Al   enfermarse   Jones   y   presentar   algunos   problemas   mecánicos   el   JX 532,    otro    Catalina    (JX    603)    al    mando    de    Paddy    Uprichard    fue    enviado    10    días después     a     apoyar     a     Taylor.     Despegando     nuevamente     desde    Acapulco     llevó refacciones    y    apoyo    a    Taylor,    que    ya    se    encontraba    ansioso    de    despegar    de Clipperton    hacia    Bora    Bora.    El    JX    603    hubo    de    regresar    a    Acapulco    por    más refacciones,    en    este    vuelo    transportó    al    continente    a    algunos    miembros    de    la expedición   que   ya   no   podían   o   no   debían   quedarse   en   la   inclemente   Clipperton.   Bajo el   mando   ahora   del   comandante   Spinks,   el   603   voló   nuevamente   entre   Acapulco   y Clipperton el 8 de octubre.                         Luchando   contra   tremendas   condiciones   ambientales,   entre   ellas un   huracán,   Taylor,   Spinks   y   los   miembros   de   la   expedición   lograron   proteger   y   dejar en    condiciones    los    dos    Catalina    hasta    el    14    de    octubre,    cuando    recibieron    un mensaje      desde      Dorval      (Montreal),      Canadá,      que      contenía      un      pronóstico meteorológico   favorable   para   volar   a   Bora   Bora.   Taylor   despegó   ese   día   el   “Frigate Bird”   desde   la   laguna,   con   poco   margen   para   errores.   Minutos   después,   el   603   hacía lo   mismo   en   dirección   a   Dorval,   vía Acapulco.   Taylor   llegó   a   Bora   Bora   (a   3,000   millas de   distancia)   tras   27   horas   de   vuelo,   de   ahí   continuó   hacia   Tahití,   Aitutaki,   Tonga, Nueva    Zelanda    y    finalmente    Australia,    a    donde    llegó    una    semana    después    de despegar de Clipperton.                         Inspirada    seguramente    en    la    visión    de    Taylor,    Qantas    inició operaciones   el   26   de   noviembre   de   1964   en   lo   que   llamó   “Ruta   Fiesta”,   misma   que corría   entre   Sydney   y   Londres,   haciendo   escalas   en   Nadi   (Fiji),   Papeete   (Tahití), Acapulco,   (México),   Nassau   (Bahamas)   y   Hamilton   (Bermudas).   La   ruta   fue   operada con    equipo    Boeing    707    y    abandonada    por    incosteabilidad    a    finales    de    1974.    El alcance   de   las   aeronaves   empleadas   por   Qantas   permitió   descartar   a   Clipperton (donde   a   propósito,   nunca   se   construyó   aeropuerto   alguno   propiamente   dicho)   como punto de escala.                   Salvo   casos   de   vuelos   chárter,   como   los   de   Qantas   (operando Boeing    747SP’s)    y    de    los    Concorde    de    Air    France    y    British    Airways,    que    han realizado   varios   vuelos   en   ambos   sentidos   entre   Acapulco   y   las   islas   del   Pacífico (Honolulú,   Kona   Guam,   Papeete,   Nadi)   y   otros   especiales   como   son   los   relacionados con   visitas   presidenciales,   la   ruta   entre Acapulco   (México)   y   el   Pacífico   Sur   (Australia y   Nueva   Zelanda   principalmente)   no   ha   sido   operada   desde   entonces   con   vuelos directos.   Mientras   tanto   ahí   sigue   Clipperton   sin   habitantes,   pero   con   su   apasionante historia de aventura.
Rutas aéreas y marítimas al pacífico
Vía de Clipperton a Sydney
The Kingsford Smith Memorial, Brisbane
Kingsford Smith International Airport
Los dos amigos "Pilotos"
Copyright © 2019 BIT INFO Informática Revisión 12.10b 02/07/2019 Powered by Vuelta a Inicio