ALMIRANTE RICHARD E. BYRD Piloto explorador de los polos
Almirante Richard E. Byrd
                     Richard   Evelyn   Byrd   fue   un   gran   explorador   y   un   excelente   aviador   estadounidense. Nació   en   Winchester,   estado   de   Virginia,   el   25   de   Octubre   de   1888,   y   murió   en   Boston   el 11   de   Febrero   de   1957.   Inició   su   carrera   de   explorador   polar   en   el   año   1925,   participando en   la   expedición   ártica   de   MacMillan,   y   el   9   de   Mayo   de   1926,   partiendo   de   la   Bahía   de   los Reyes   (Islas   Svalbard),   intentó   llegar   al   Polo   Norte   con   un   avión,   el   “Josephine   Ford”. Fue   un   vuelo   de   enorme   importancia   para   su   carrera,   aunque   recibió   fuertes   críticas;   le recriminaron,     en     particular,     el     regreso     a     la     base     antes     de     haber     sobrevolado efectivamente   el   polo   geográfico.   Al   leer   su   diario,   uno   se   da   cuenta   de   la   realidad   del histórico   acontecimiento   que   le   consagró   líder   de   la   aviación   y   de   las   exploraciones polares, así como héroe nacional.                      El   29-30   de   Mayo   de   1927   atravesó   el   Océano   Atlántico,   desde   Nueva   York   hasta   El Canal   de   la   Mancha,   a   continuación   del   vuelo   efectuado   por   Charles   Lindbergh   unos   días antes.   En   1928,   organizó   su   primera   expedición   antártica,   instalando   su   base   en   la   bahía de   las   ballenas   y   que   llamó   “Little America”.   El   29   de   Noviembre   de   1929,   Byrd   sobrevoló el   Polo   Sur   con   un   avión   trimotor   “Ford”.   Su   evidente   sentido   para   la   aventura,   lo condujo   de   nuevo   para   las   regiones   antárticas   en   1933,   en   un   viaje   que   duró   casi   tres años.   Con   un   equipo   consistente   y   con   la   ayuda   de   técnicos   y   científicos,   logró   recabar notabilísimos   resultados   científicos.   Directamente,   se   aisló   durante   muchos   meses   en una estación metereológica ubicada en la plataforma de Ross.                      Decidió   quedarse   allí   para   evitar   la   llamada   “fiebre   de   los   campamentos”,   queriendo estudiar    las    auroras    boreales    y    una    serie    de    fenómenos    metereológicos.    Todo    este período,   transcurridos   en   la   noche   antártica   a   temperaturas   que   alcanzaron   a   menudo los   80º   C   bajo   cero,   lo   describe   en   el   libro   “Alone”   (Bompiani   1948).   En   Noviembre   de 1939,     organizó     la     tercera     expedición,     siempre     al     Polo     Sur,     con     la     cual     logró observaciones   fotométricas   de   extensas   zonas   hasta   entonces   desconocidas.   Pero   la expedición   más   importante   y   grandiosa,   siempre   a   la Antártida,   la   realizó   a   partir   del   mes de    Diciembre    de    1946.    La    operación    “High    Jump”,    así    se    llamó,    contó    con    4.700 hombres,   12   embarcaciones   y   15   aviones   situados   en   el   portaaviones   “Philippine   Sea”. El   reconocimiento   llevó   a   los   siguientes   resultados:   fue   cartografiada   y   fotografiada   una superficie    de    900.000    kilómetros    cuadrados,    y    estudiados    unos    8.000    kilómetros    de costas,   con   la   intención,   entre   otras   cosas,   de   descubrir   minerales   con   contenido   de uranio.
Libro "Diario" editado en 1944
Saliendo para una de sus imnumerables expadiciones
Calculando sus coordenadas geográficas
               A   la   izquierda   encima,   portada   del   "Diario   de   Richard   Byrd",   escrito   en   1.925.   Ha sido   publicado   recientemente   por   Raimund   E.   Goerler,   Jefe   de   Archivo   del   "Polar Byrd   Research   Center",   de   la   Universidad   de   Columbus,   en   Ohio   U.S.A.,   entre   las páginas   "Blancas",   Byrd   escribió   astutamente   su   aventura   al   centro   de   la   tierra, acaecido el 19 de Febrero de 1.947, entrando por la abertura dinámica del Antártico.                      Finalmente,   en   1955/56,   organizó   una   quinta   expedición   antártica,   llamada “Operación   Hielo   Intenso”,   en   la   cual,   por   motivos   de   salud,   no   tomó   parte   de   modo relevante.   Inició,   en   cambio,   la   grandiosa   expedición   norteamericana   encaminada   a las    investigaciones    científicas    del    Año    Geofísico    Internacional,    en    1957.    Byrd, desgraciadamente,   no   pudo   asistir   al   cumplimiento   de   la   que,   en   gran   parte,   fue   obra suya,   ni   a   la   total   ejecución   de   sus   programas   de   trabajo,   lo   cual   no   le   evitó   la satisfacción   de   poder   efectuar   otro   vuelo   fantástico   a   aquella   tierra   que   llamó   “El gran desconocido”.                   Ahora,   ocupémonos   de   su   diario,   que   forma   parte   de   una   colección   considerable de   material   que   actualmente   se   encuentra   en   el   Centro   de   Investigación   Polar   Byrd, de    la    Universidad    del    Estado    de    Columbus    en    Ohio,    U.S.A..    Con    la    ayuda    del Departamento   de   Educación   de   Estados   Unidos,   se   ha   conseguido   recopilar   en   estos últimos   años   una   enorme   cantidad   de   hallazgos   históricos   relacionados   con   sus numerosas   expediciones   polares.   El   Dr.   Raimund   E.   Goerler,   jefe   del   archivo   del Centro    Polar,    al    transcribir    el    contenido    del    diario    de    1925,    entre    las    páginas “blancas”,     encontró     una     serie     de     fascinantes,     increíbles     y     extraordinarias informaciones,   con   fecha   19   de   Febrero   de   1947.   No   tienen   nada   que   ver   con   la valerosa   exploración   ártica,   refiriéndose   exclusivamente   a   la   aventura   maravillosa   del Almirante   durante   su   cuarta   expedición   al   Polo   Sur;   un   simple   detalle,   pero   muy astuto   por   parte   de   Byrd,   que   rehabilita   totalmente   su   obra   y   su   memoria   en   la historia de las exploraciones del planeta Tierra.                “Debo   escribir   este   diario   a   escondidas   y   en   absoluto   secreto.   Relaciona   mi   vuelo a    la    Antártida,    de    fecha    19    de    Febrero    de    1947.    Llegará    un    tiempo    en    que    la racionalidad   de   los   hombres   deberá   disolverse   en   la   nada,   y   se   deberá   entonces aceptar   la   verdad   ineludible.   Yo   no   tengo   la   libertad   para   difundir   la   documentación que   sigue   a   continuación;   tal   vez   no   se   publicará   nunca,   pero   debo,   a   pesar   de   todo, cumplir   con   mi   deber   y   relacionarla   aquí,   con   la   esperanza   de   que   algún   día   todos puedan   leerla,   en   un   mundo   en   que   el   egoísmo   y   la   codicia   de   ciertos   hombres   no puedan ya suprimir la verdad”.
Base científica "Byrd Station" 1944
Preparado para explorar en el hielo
Sello Conmemorativo U.S.A,
Lugar de su enterramiento DEP
Su teoria de la tierra hueca
19 de Febrero de 1947 Hora-:   Toda   la   preparación   para   nuestro   viaje   se   ha   completado,   y   estamos   volando   con   el   depósito   lleno   de carburante, a las ....horas. Hora-: Ajustado el flujo de carburante en el motor derecho, y el “Pratt Whitneys” vuela tranquilamente Hora-:   Control   de   la   posición   con   el   sextante;   nuevo   control   de   proa   con   brújula;   efectuado   un   leve   cambio de dirección, y estamos en la ruta establecida. Hora-: Control de radio con el campamento base; todo está en su sitio y la recepción es normal. Hora-:   Se   nota   una   leve   pérdida   de   aceite   del   motor   derecho;   sin   embargo,   el   indicador   de   la   presión   parece normal. Hora-:   Notada   una   ligera   turbulencia   por   el   este,   a   una   altitud   de   2321   pies;   corrección   a   1700   pies;   la turbulencia   cesa,   pero   aumenta   el   viento   de   cola;   pequeño   ajuste   de   la   palanca   manual;   el   avión   procede ahora normalmente. Hora-: Control de radio con el campamento base; situación normal. Hora-: De nuevo una turbulencia, a 2.900 pies de altitud; de nuevo óptimas condiciones de vuelo. Hora-:   Extensiones   de   hielo   y   nieve   por   debajo   nuestro;   notadas   unas   coloraciones   amarillentas   con   dibujos lineales;    alterado    el    curso    para    examinar    mejor    estas    configuraciones    coloreadas;    notadas    también coloraciones    violáceas    y    rosáceas.    Controlada    esta    área    con    dos    giros    completos    y    se    vuelve    a    ruta establecida.    Efectuado    un    nuevo    control    de    posición    con    el    campamento    base,    informando    sobre    las coloraciones en el hielo y en la nieve por debajo nuestro. Hora-:   Tanto   la   brújula   magnética   como   la   aguja   giroscópica   empiezan   a   girar   y   a   oscilar;   no   es   posible mantener   nuestra   ruta   con   la   instrumentación.   Retomamos   la   dirección   con   la   brújula   solar   y   todo   parece ahora   en   su   sitio.   Los   controles   parece   que   responden   y   funcionan   lentamente,   pero   no   hay   indicación   de congelación. Hora-: A lo lejos, parece que hay unas montañas. Hora-:   Han   transcurrido   29   minutos   de   vuelo   desde   el   primer   avistamiento   de   montañas;   no   se   trata   de   una alucinación. Es una pequeña cadena montañosa que nunca había visto antes. Hora-: Cambio de altitud a 2950 pies; de nuevo una fuerte turbulencia. Hora-:   Estamos   sobrevolando   la   pequeña   cadena   de   montañas   y   continuamos   hacia   el   norte,   por   lo   que podemos   verificar.   Más   allá   de   las   montañas,   hay   algo   que   parece   ser   un   valle   con   un   pequeño   río   o riachuelo    que    fluye    a    la    parte    central.    ¡No    debería    haber    ningún    valle    verde    aquí    abajo!    ¡Hay    algo decididamente    extraño    y    anormal    aquí!    ¡Deberíamos    sobrevolar    solo    hielo    y    nieve!   A    la    izquierda    hay grandes    bosques,    a    los    lados    de    las    montañas.    Nuestros    instrumentos    de    navegación    giran    todavía                                              como enloquecidos; el giroscopio oscila hacia delante y hacia atrás. Hora-:   Cambio   de   altitud   a   1.400   pies   y   efectúo   un   apurado   giro   completo   hacia   la   izquierda   para   examinar mejor   el   valle   por   debajo   nuestro.   Es   verde,   con   musgo   y   hierba   muy   abundante.   La   luz   aquí   parece diferente. Ya   no   consigo   ver   el   sol.   Damos   otro   giro   a   la   izquierda   y   divisamos   lo   que   parece   ser   una   especie de   gran   animal.   ¡Parece   un   elefante!   ¡No!   ¡Parece   ser   un   mamut!   ¡Es   increíble   pero   es   así!   Descendemos   a 1.000   pies   y   tomo   unos   anteojos   para   examinar   mejor   al   animal.   Queda   confirmado;   se   trata   sin   lugar   a dudas, de un animal parecido al mamut. Informo de esta noticia al campamento base. Hora-:    Encontramos    otras    colinas    verdes.    El    indicador    de    la    temperatura    externa    señala    24    grados centígrados,   y   continuamos   nuestra   ruta.   Los   instrumentos   de   navegación   ahora   parecen   normales.   Estoy perplejo ante sus reacciones. Intento contactar con el campamento base, pero la radio no funciona. Hora-:   El   paisaje,   por   debajo   nuestro,   está   más   nivelado   y   normal,   si   es   que   hay   que   usar   esta   palabra.¡Ante nosotros   divisamos   lo   que   parece   ser   una   ciudad!   ¡Es   imposible!   El   avión   parece   ligero   y   extrañamente flotante.   ¡Los   controles   no   responden!   ¡Dios   mío!¡A   nuestra   derecha   y   a   nuestra   izquierda   hay   aparatos   de una   extraña   forma!   ¡Se   acercan   y   algo   irradia   de   ellos!   ¡Ahora   están   bastante   cerca   para   poder   ver   sus insignias!   ¡Hay   un   símbolo   extraño!¡No   lo   revelaré!   ¡Es   fantástico!   ¿Dónde   estamos?   Qué   está   sucediendo? Una   vez   más   tomo   decididamente   los   mandos.   ¡Nos   mantenemos   firmemente   suspendidos   bajo   el   control   de una especie de soporte de acero invisible! Hora-:   Nuestra   radio   hace   un   ruido   extraño   y,   de   repente,   se   oye   una   voz   que   habla   en   inglés,   con   un   acento que   parece   nórdico   o   alemán.   El   mensaje   es:   “¡Bienvenido   a   nuestro   territorio,   Almirante!   Os   haremos aterrizar   exactamente   dentro   de   siete   minutos.   Relájese,   Almirante,   está   en   buenas   manos”.   Me   doy   cuenta que   los   motores   de   nuestro   avión   están   apagados.   Nuestro   aparato   está   bajo   un   extraño   control,   y   ahora gira sobre si mismo. Los mandos están inutilizados. Hora-:   Recibimos   otro   mensaje   por   radio.   Estamos   a   punto   de   proceder   para   el   aterrizaje   y,   en   breve,   el avión vibra ligeramente, empezando a descender como sostenido por un enorme e invisible ascensor. Hora-:   Estoy   haciendo   una   última   y   rápida   anotación   en   el   diario   de   abordo.   Algunos   hombres   se   están acercando    a    pie    al    avión;    son    altos    y    tienen    los    cabellos    rubios.    A    lo    lejos,    hay    una    gran    ciudad resplandeciente,   que   vibra   con   la   gama   de   colores   del   arco   iris.   No   sé   qué   sucederá   ahora,   pero   no   veo rastro   de   armas   en   aquellos   que   se   aproximan.   Ahora   oigo   una   voz   que   me   ordena,   llamándome   por   mi nombre, que abra la puerta del avión. Cumplo la orden.         Desde este punto en adelante, escribo los acontecimientos que siguen aflorando a la memoria.                         Lo   que   sigue   a   continuación,   roza   la   imaginación   y   parecería   una   locura   si   no   hubiese   sucedido   de verdad.   El   técnico   y   yo   fuimos   retirados   del   avión   y   acogidos   de   modo   cordial.   Después,   subimos   a   un pequeño   medio   de   transporte,   parecido   a   una   plataforma,   ¡pero   sin   ruedas!   Nos   condujo   hasta   la   ciudad resplandeciente   con   gran   celeridad.   Mientras   nos   acercábamos,   la   ciudad   parecía   estar   hecha   de   cristal.   En poco   tiempo,   llegamos   a   un   gran   edificio,   con   una   forma   que   jamás   había   visto   antes;   parecía   haber   salido de   los   dibujos   de   Frank   Lloyd   Wright,   o   quizás,   más   precisamente,   de   una   escena   de   Buck   Rogers.   Se   nos ofreció   una   especie   de   bebida   caliente,   de   algo   que   nunca   había   saboreado   antes;   era   deliciosa.   Después   de unos   diez   minutos,   dos   de   nuestros   admirables   anfitriones   vinieron   a   nuestro   alojamiento   invitándome   a seguirles.   No   tenía   otra   opción   que   obedecer.   Dejé   a   mi   técnico   de   radio   y   anduvimos   un   poco   hasta   entrar en    lo    que    parecía    ser    un    ascensor.    Bajamos    durante    algunos    instantes    y    el    ascensor    se    detuvo, deslizándose   la   puerta   hacia   arriba   silenciosamente.   Luego   continuamos   por   un   largo   pasillo   iluminado   por una   luz   rosácea   que   parecía   salir   de   las   mismas   paredes.   Uno   de   los   seres   hizo   un   signo   y   nos   detuvimos frente   a   una   gran   puerta,   por   encima   de   la   cual   había   un   escrito   que   no   supe   leer.   La   gran   puerta   se   abrió   sin hacer   ruido   y   fui   invitado   a   entrar.   Uno   de   los   anfitriones   dijo:   “No   tenga   miedo,   Almirante;   está   a   punto   de tener   un   coloquio   con   el   Maestro”.   Entré   y   mis   ojos   se   fijaron   lentamente   en   el   maravilloso   colorido   que llenaba   totalmente   la   habitación.   Entonces   empecé   a   ver   lo   que   me   rodeaba;   lo   que   aparecía   ante   mis   ojos era   lo   más   estupendo   que   he   visto   en   toda   mi   vida.   En   efecto,   la   vista   era   demasiado   magnífica   para   poder ser   descripta;   era   deliciosa.   No   creo   que   existan   términos   humanos   para   describir   sus   detalles   justamente. Mis   pensamientos   fueron   interrumpidos   dulcemente   por   una   voz   cálida   y   melodiosa,   que   dijo:   “Le   doy   la bienvenida   a   nuestro   territorio,   Almirante”   Vi   a   un   hombre   de   rasgos   delicados,   de   edad   avanzada   tal   como denotaba   su   rostro,   que   estaba   sentado   a   una   gran   mesa.   Me   invitó   a   sentarme   en   una   de   las   sillas;   una   vez me   senté,   juntó   las   puntas   de   los   dedos   y   me   sonrió.   De   nuevo,   habló   dulcemente   y   me   dijo   lo   siguiente:   “Le hemos   dejado   entrar   aquí,   porque   usted   tiene   carácter   noble   y   bien   conocido   en   el   mundo   de   la   superficie, Almirante”. Al oír estas palabras, mundo de la superficie, ¡casi me quedé sin aliento!                      “Si,-   insistió   el   Maestro   con   una   sonrisa-   usted   se   encuentra   en   el   territorio   de   los   Arianos,   el   mundo subterráneo   de   la   Tierra.   No   retrasaremos   mucho   tiempo   su   misión   y   seréis   escoltados   hacia   la   superficie,   y un   poco   más   allá,   sin   peligro   alguno.   Pero   ahora,   Almirante,   le   diré   el   motivo   de   que   haya   sido   convocado hasta   aquí.   Nuestro   interés,   exactamente,   empezó   inmediatamente   después   de   la   explosión   de   las   primeras bombas   atómicas,   por   parte   de   vuestra   raza,   sobre   Hiroshima   y   Nagasaki,   en   Japón.   Fue   en   aquel   momento de   inquietud   que   enviamos   a   vuestro   mundo   de   superficie   nuestros   medios   volantes,   los   “Flugelrads”,   para investigar   lo   que   vuestra   raza   había   hecho;   pero   esto,   obviamente,   ya   es   historia   pasada,   y   permítame continuar,   Almirante.   Fíjese   que   nosotros   nunca   hemos   interferido   hasta   ahora   en   las   guerras   y   en   las barbaries   de   vuestra   raza,   pero   ahora   debemos   hacerlo,   ya   que   vosotros   habéis   aprendido   a   manipular   un tipo   de   energía,   la   atómica,   que   no   está   hecha   en   absoluto   para   el   hombre.   Nuestros   emisarios   ya   han entregado   mensajes   a   las   potencias   de   vuestro   mundo,   y,   sin   embargo,   éstas   no   han   prestado   atención. Ahora,   usted   ha   sido   elegido   para   ser   testigo   de   que   nuestro   mundo   existe.   Tenga   en   cuenta   que   nuestra cultura   y   nuestra   ciencia   están   más   avanzadas,   en   varios   miles   de   años,   respecto   a   las   vuestras, Almirante”. Le   interrumpí,   diciéndole:   “¿Pero   todo   esto,   que   tiene   que   ver   conmigo,   señor?”.   Los   ojos   del   Maestro parecieron   penetrar   profundamente   en   mi   mente   y,   después   de   haberme   escudriñado   un   poco,   respondió: “Vuestra   raza   ha   llegado   a   un   punto   irreversible,   del   “no   retorno”,   porque   entre   vosotros   hay   algunos   que destruirán totalmente vuestro mundo, antes de renunciar al poder tal como lo conocen..”. Asentí   y   el   Maestro   continuó   hablando:   “Desde   1945   en   adelante,   hemos   intentado   entrar   en   contacto   con vuestra    raza,    pero    nuestros    esfuerzos    han    sido    acogidos    con    hostilidad;    dispararon    contra    nuestros “Flugelrads”.                            Si,   fueron   también   perseguidos   con   maldad   y   adversidad   por   vuestros   aviones   de   combate.   Por consiguiente,   ahora   hijo   mío,   le   digo   qu   e   hay   una   gran   tempestad   en   el   horizonte   para   vuestro   mundo,   una furia   negra   que   no   cesará   durante   varios   años.   No   habrá   defensa   en   vuestras   armas;   no   habrá   seguridad   en vuestra   ciencia.   Se   desatará   hasta   que   cada   vestigio   de   vuestra   cultura   sea   pisoteado;   todas   las   cosas humanas   quedarán   dispersas   en   el   caos.   La   reciente   guerra   ha   sido   solamente   un   preludio   a   cuanto   debe todavía   suceder   a   vuestra   raza.   Nosotros,   desde   aquí,   podemos   verlo   más   claramente   en   todo   momento. ¿Creo   que   me   equivoco?”.   “No,-   respondí-   ya   sucedió   una   vez   en   el   pasado;   llegaron   los   años   oscuros durante   cincuenta   años”.   “Si,   hijo   mío-   replicó   el   Maestro-,   los   años   oscuros   que   llegarán   ahora   para   vuestra raza   envolverán   la   Tierra   como   un   manto;   pero   creo   que   algunos   entre   vosotros   sobrevivirán   a   la   tempestad; aparte   de   esto,   no   sé   nada   más.   Nosotros   vemos   en   un   futuro   lejano   re   emerger,   desde   las   ruinas   de   vuestra raza,   un   mundo   nuevo,   en   busca   de   sus   legendariostesoros   perdidos,   y   estos   estarán   aquí,   hijo   mío, estando   seguros   en   nuestro   poder.   Cuando   llegue   el   momento,   nos   adelantaremos   de   nuevo   para   ayudar   a vuestra   cultura   y   a   vuestra   cultura   y   a   vuestra   raza   a   vivir   de   nuevo.   Tal   vez   para   entonces   hayáis   aprendido la   futilidad   de   la   guerra   y   de   su   lucha,   y   después   de   este   momento,   una   parte   de   vuestra   cultura   y   ciencia   os serán   restituidas,   de   modo   que   vuestra   raza   pueda   volver   a   empezar   de   nuevo.   Usted,   hijo   mío,   debe   volver al mundo de la superficie con este mensaje…”.                            Con   estas   palabras   concluyentes,   nuestro   encuentro   parecía   llegar   a   su   fin.   Por   un   momento,   me pareció   vivir   un   sueño;   sin   embargo,   sabía   que   aquella   era   la   realidad   y,   por   alguna   extraña   razón,   me   incliné levemente,   no   se   si   por   respeto   o   humildad.   De   repente,   me   di   cuenta   que   los   dos   fantásticos   acompañantes que   me   habían   conducido   hasta   aquí,   estaban   de   nuevo   a   mi   lado.   “Por   aquí,   Almirante”,   me   indicó   uno   de ellos;   me   giré,   una   vez   más,   antes   de   salir   y   miré   hacia   el   Maestro;   en   el   delicado   rostro   del   anciano   se apreciaba   una   dulce   sonrisa.”Adiós,   hijo   mío”,   me   dijo,   e   hizo   un   gesto   suave   con   su   delicada   mano,   un gesto   de   paz,   terminando   así,   de   modo   definitivo,   nuestro   encuentro.   Salimos   velozmente   de   la   habitación del   Maestro   por   la   gran   puerta   y   entramos   otra   vez   en   el   ascensor;   la   puerta   de   éste   se   abrió   hacia   abajo silenciosamente   y   nos   movimos   enseguida   hacia   arriba.   Uno   de   los   acompañantes   me   dijo:”Ahora   debemos darnos   prisa,   Almirante,   ya   que   el   Maestro   no   quiere   retrasar   más   vuestro   programa   previsto,   y   debéis regresar   a   donde   está   vuestra   raza   con   su   mensaje”.   No   dije   nada;   todo   esto   era   casi   inconcebible   y,   una   vez más,   mis   pensamientos   se   interrumpieron   apenas   nos   detuvimos.   Llegué   a   la   habitación   y   me   reuní   de nuevo   con   mi   técnico   de   radio,   el   cual   tenía   una   expresión   de   ansia   en   su   cara.   Acercándome   a   él   le dije:”Todo   va   bien,   Howie;   todo   va   bien”.   Los   dos   seres   nos   señalaron   hacia   donde   estaba   esperando   el medio    de    locomoción;    salimos    y    pronto    llegamos    a    nuestro    avión.    Los    motores    estaban    a    punto,    e inmediatamente   subimos   a   el.   La   atmósfera   estaba   cargada   de   un   cierto   aire   de   urgencia.   Una   vez   se   cerró   la puerta   del   avión,   éste   fue   inmediatamente   elevado   por   aquella   fuerza   invisible   hasta   alcanzar   los   2.700   pies de   altitud.   Dos   de   sus   naves   aéreas   iban   a   nuestro   lado,   a   una   cierta   distancia,   haciéndonos   planear   a   lo largo   del   camino   de   retorno.   Debo   subrayar   que   el   indicador   de   velocidad   no   marcaba   nada;   no   obstante, nos estábamos moviendo muy rápidamente. Hora-:    Recibimos    el    siguiente    mensaje    por    radio:”Ahora    os    dejamos,    Almirante;    vuestros    controles funcionan   libremente".   ¡Auf   Wiedersehen!   (Hasta   la   vista).Observamos   por   un   instante   los   “Flugelrads”, hasta   que   desaparecieron   en   el   cielo   azul   pálido.   El   avión,   de   repente,   quedó   como   capturado   por   una corriente   descensional.   Inmediatamente,   retomamos   el   control.   Durante   un   rato,   no   habló   nadie;   cada   uno de nosotros estaba inmerso en sus pensamientos. Hora-:   Sobrevolamos   de   nuevo   extensiones   de   hielo   y   nieve,   estando   a   unos   27   minutos   del   campamento base.   Enviamos   un   mensaje   por   radio;   el   campamento   base   nos   responde.   Informamos   de   las   condiciones normales. Desde el campamento nos expresan su alivio por haber de nuevo establecido contacto. Hora-: Aterrizamos suavemente en el campamento base. Tengo una misión que cumplir.
11 de Marzo de 1947                         Solamente   he   tenido   un   encuentro   con   el   Estado   Mayor   del   Pentágono.   He informado   totalmente   sobre   mi   descubrimiento   y   sobre   el   mensaje   del   Maestro. Todo   ha   sido   rigurosamente   registrado.   El   Presidente   ha   sido   puesto   al   corriente. Me   retienen   durante   varias   horas   (6   horas   39   minutos,   para   ser   exactos).   Soy minuciosamente    interrogado    por    el    “Top    Security    Forces”    y    por    un    equipo médico.   ¡Es   angustioso!   Soy   puesto   bajo   estrecho   control   de   los   medios   de Seguridad   Nacional   de   los   Estados   Unidos   de   América.   Se   me   ordena   CALLAR sobre   todo   lo   que   sé,   ¡Por   el   bien   de   la   humanidad!,   me   dicen,   ¡INCREÍBLE!   Se   me recuerda que soy militar y que, por tanto, debo obedecer las órdenes. 30 de Diciembre de 1956                         Estos   últimos   años   transcurridos,   desde   1947   hasta   hoy,   no   han   sido buenos.    He    aquí,    así    pues,    mi    última    anotación    en    este    diario    singular. Concluyendo,   debo   afirmar   que,   por   obediencia   debida,   he   mantenido   en   secreto este   tema,   tal   como   se   me   ordenó   durante   todos   estos   años.   He   hecho   todo   esto en   contra   de   mis   principios   de   integridad   moral.   Ahora   siento   que   se   acerca   la gran   noche,   y   este   secreto   no   morirá   conmigo,   sino   que,   como   cualquier   otra verdad triunfará. ¡ESTA ES LA ÚNICA ESPERANZA PARA EL GÉNERO HUMANO! He   visto   la   verdad,   y   ésta   ha   revigorizado   mi   espíritu   dándome   la   libertad.   He hecho   mi   deber   frente   al   monstruoso   complejo   industrial   militar.   Ahora,   la   larga noche   empieza   a   aproximarse,   pero   habrá   un   epílogo.   Como   la   larga   noche   del antártico   termina.   Así   el   Sol   brillante   de   la   Verdad   surgirá   de   nuevo,   y   los   que pertenecen a las tinieblas perecerán con Su Luz….                         Porque   yo   he   visto   “aquella   Tierra   más   allá   del   Polo,   aquel   Centro   del   Gran Desconocido”.
Postal conmemorativa
Desembarcando material aéreo en el Polo Sur para la Base Científica
Byrd en un vuelo de reconocimiento
Recibimiento en New York
Byrd con su field "Igloo"
El "Josephine Ford" que voló El Polo Norte
Byrd dentro de la Estación Metorológica
Copyright © 2019 BIT INFO Informática Revisión 12.10b 02/07/2019 Powered by Vuelta a Inicio