Vuelo Histórico cruce del Atlántico en 1933   Sevilla (España) - Camagüey (Cuba)
                     En   1932   el   Capitán   de   Ingenieros   D.   Mariano   Barberán   y   Tros   de   Llarduya,   nacido en    Guadalajara    (España)    el    14    de    octubre    de    1895,    Director    de    la    Escuela    de Observadores    de    Cuatro    Vientos    y    héroe    de    la    Guerra    de    Marruecos,    habiendo adquirido   un   reconocido   prestigio   como   navegante   en   la   preparación   del   Vuelo   del Plus   Ultra,   concibió   la   idea   de   realizar   un   vuelo   sin   escalas   desde   España   a   las Antillas.                      Fue   designado   como   1º   Piloto   el   Teniente   de   caballería   D.   Joaquín   Collar   Serra, natural   de   Figueras   (25   de   noviembre   de   1906)   y   profesor   de   la   Escuela   de   Caza   de Alcalá   de   Henares,   y   como   2º   piloto   y   navegante   el   propio   Barberán.   Para   actuar como   mecánico   de   asistencia   en   tierra   se   eligió   al   Sargento   D.   Modesto   Madariaga natural    de    Corral    de    Almaguer,    profundo    conocedor    del    aparato    que    había    de utilizarse en el vuelo.                      Según   una   revista   profesional   de   la   época   se   comentaba   “Persigue   varias finalidades   de   extraordinario   interés.   En   primer   término   ha   de   construir   un   nuevo enlace   entre   España   y América,   que   servirá   para   testimoniar   el   fraternal   cariño   que   la República    Española    siente    por    las    Repúblicas    americanas    de    su    misma    raza    y especialmente   para   que   las   alas   españolas   lleven   el   saludo   cordial   del   viejo   solar hispano    a    la    República    de    Méjico,    que    no    ha    sido    visitada    por    aviadores españoles…”.   “El   vuelo   del   “Cuatro   Vientos”   ha   de   servir   también   para   estudiar   una nueva   ruta   aérea   sobre   el   Atlántico…,   que   un   porvenir   no   muy   lejano   será   el   camino que   seguirán   todas   las   comunicaciones   entre   Europa   y América   Central.   Finalmente, la    realización    del    vuelo    pone    de    manifiesto    la    capacidad    y    competencia    de    los aviadores   españoles,   el   extraordinario   interés   que   la   República   Española   siente   por el   progreso   de   la   aviación   y   la   perfección   a   que   ha   llegado   la   industria   aeronáutica en    España”.    La    revista    no    decía    que    era    condición    importante    la    máxima participación nacional.
Revista ABC de la época con Barberán, collar y el Cuatro Vientos. 1933
Replica del Cuatro-Vientos en el Museo de Aeronáutica y Astronáutica España.
Monumento construido en honor a Barberán y Collar en Camagüey (Cuba)
Sello conmemorativo dele vuelo
El     avión     era     un     Breguet     XIX     GR     (Gran     Raid)     llamado     Super-Bidón, sesquiplano,   con   motor   Hispano   Suiza   12   Nb   de   650   caballos   y   12   cilindros en   V.   Fue   fabricado   especialmente   para   la   ocasión   totalmente   en   España, ampliando    aun    más    la    capacidad    de    su    gran    depósito,    lo    cual    dada    su posición   en   el   centro   de   la   estructura   equivalía   casi   a   rediseñar   por   completo el   avión.   Llevaron   5.000   litros   de   gasolina   en   8   depósitos   y   200   de   aceite. Tenía   la   cabina   cerrada   y   un   panel   de   instrumentos   de   vuelo   muy   completo con   instrumentos   de   motor,   dos   brújulas,   un   altímetro,   un   variómetro,   un reloj   integral   de   vuelo   con   anemómetro,   indicador   de   virajes   y   de   inclinación transversal.                         En   la   madrugada   del   9   al   10   Junio   de   1933   los   pilotos   españoles   Mariano Barberán   y   Joaquín   Collar   despegaban   la   nave   los   “Cuatro   Vientos”,   del aeropuerto    de    Tablada    en    Sevilla,    España.    Así    comenzaba,    una    de    las mayores   hazañas   de   la   Aviación   universal.   El   vuelo   constaba   de   dos   etapas, la        primera,    llevar    a    cabo    un    vuelo,    que    hasta    la    fecha,    nunca    se    había realizado,   de   España   a   Cuba,   sin   escalas   alguna   y   una   segunda   etapa,   de Cuba a México.                         Con   una   distancia   de   6.000   kilómetros   iba   a   ser   la   mayor   distancia   que se   recorriera   hasta   la   fecha   en   una   aeronave   sobre   el   mar.   Otro   de   los   riesgos de    la    hazaña    era    que    por    primera    vez    se    hacía    un    viaje    directo    de    un continente   hasta   una   isla.   No   había   espacio   para   el   más   mínimo   fallo   de navegación.   A   pesar   de   esto,   el   peligro   no   dejaba   de   estar   latente:   primero porque   el   avión   contaba   con   un   solo   motor   y   segundo   porque   un   mínimo desvío    de    su    trayectoria    malgastaría    el    combustible    y    haría    imposible    el aterrizaje en tierra.
Llegada a Camagüey del Breguet en el vuelo oceánico Sevilla - Camagüey
Frontal del avión Breguet original que volaron Barberán y Collar en el vuelo Sevilla - Camagüey
Recorte de la publicación cubana con la noticia del drama del Cuatro- Vientos en su vuelo de Cuba a México
Foto realizada en Sevilla antes del histórico vuelo Sevilla - Camagüey
Escudo de la ciudad de Camagüey
Escudo de la ciudad de Sevilla
                           El   cruce   del Atlántico   central   fué   la   mayor   distancia   volada   hasta   ese   momento   sobre   el   mar.   Siguieron la   ruta   prevista   con   desviaciones   mínimas   a   pesar   de   diversas   incidencias,   como   una   indisposición   de Collar:   Tablada   (Sevilla),   Madeira,   San   Juan   (Puerto   Rico),   Guantánamo   y   Camagüey,   donde   llegaron   11   de junio a las 20:45 hora local después de 39 horas de vuelo y 7320 km.                   En   Cuba,   tuvieron   un   recibimiento   casi   apoteósico.   El   vuelo   constituyó   un   acontecimiento   social   de primera   magnitud   y   los   aviadores   fueron   agasajados   en   los   círculos   políticos,   sociales   y   mercantiles   de Cuba.   En   los   días   que   pasaron   allí   Madariaga   el   mecánico   de   apoyo   en   tierra   tuvo   que   hacer   frente   a   una incidencia ocurrida durante la travesía:                   Reparar   una   grieta   aparecida   en   el   gran   depósito   central.   También   tuvieron   tiempo   para   realizar   una visita   al   Observatorio   de   Belén,   desde   donde   el   padre   jesuita   Mariano   Gutiérrez-Lanza   elaboró   los   partes meteorológicos.   Un   controlador   aéreo   de   la   época,   Francisco   Figueroa,   relató   que   los   pilotos   recibieron   el consejo   de   suspender   el   siguiente   vuelo   hacia   México   al   menos   durante   24   horas   debido   a   las   malas condiciones meteorológicas, aunque finalmente partieron según la fecha prevista.                           La   travesía   hacia   México   comprendía   un   vuelo   de   1.920   km   que   estaba   previsto   se   realizase   en   unas   12 horas.   El   20   de   junio   despegaron   de   La   Habana   a   las   08:45   h   hacia   Ciudad   de   México   y   fueron   vistos   sobre Ozita   a   las   09:10   h,   Ticul   10:10   h,   Sabancu   a   las   10:45,   y   Carmen   a   las   11:35,   cerca   de   la   ciudad   de Villahermosa   en   Tabasco,   a   partir   de   esta   posición   desaparecieron.      Los   gobiernos   de   México   y   Guatemala desplegaron   numerosas   operaciones   de   búsqueda   y   a   pesar   de   los   esfuerzos   realizados,   no   pudo   darse   con el   lugar   de   caída   del   aparato,   un   misterio   que   ha   dado   lugar   hasta   el   día   de   hoy   a   numerosas   teorías   y especulaciones,   creando   un   halo   de   misterio   y   leyenda   acerca   de   cual   fue   el   fin   del   Cuatro   Vientos   y   sus tripulantes.                      De   entre   las   hipótesis   más   barajadas,   la   que   ha   cobrado   mayor   fuerza   con   el   paso   del   tiempo,   de   mano de   historiadores   españoles   y   mexicanos,   así   como   por   expertos   en   aviación   es   la   de   que   en   medio   de   una tormenta   que   se   calificó   como   "un   temporal   como   pocos   hemos   visto   en   esta   época"   obligó   a   la   tripulación a   realizar   una   toma   forzosa   en   la   sierra   de   Mazateca   (Oaxaca).   En   la   toma,   Barberán,   en   la   posición delantera   de   piloto   quedaría   seguramente   malherido.   Collar,   en   su   posición   más   protegida   pudo   estar   en condiciones   de   salir   a   buscar   ayuda.   En   la   búsqueda   se   encontraría   con   lugareños   que   les   retuvieron secuestrados   varios   días   creyendo   que   podrían   robarles   objetos   de   valor.   Finalmente,   quizá   por   frustración, quizá   por   temor   a   mayores   consecuencias   por   sus   actos,   los   secuestradores   asesinaron   a   los   tripulantes del   Cuatro   Vientos,   que   habría   sido   desguazado   y   enterrado   junto   con   los   cadáveres   en   algún   lugar   de   la serranía.   Si   las   autoridades   mexicanas   llegaron   a   conocer   estos   hechos,   jamás   se   atrevieron   a   reconocerlos ante   el   Gobierno   de   España   por   las   gravísimas   implicaciones   diplomáticas.   Aún   hoy   en   día   sigue   sin saberse nada del final del Cuatro Vientos.
Agradecimientos y datos obtenidos de: Archivo Histórico del Ejército del aire del Reino de España Museo del Aire del Reino de España "Fundación Infante de Orleans" Hemeroteca de la "TV Camagüey" en Camagüey - Cuba Wikipedia Enciclopedia libre On-line Hemeroteca del periódico diario "ABC" edic. de Sevilla Hemeroteca del periódico diario "La Vanguardia" de Barcelona Y particulares aficionados a la aviación histórica
Copyright © 2019 BIT INFO Informática Revisión 12.10b 02/07/2019 Vuelta a Inicio