José Piñeiro González Aviador Piñeiro - El hombre pájaro
                  José   Piñeiro   González,   conocido   como   el   hombre-pájaro   de   Galicia,   fue   el   primer   piloto   gallego   de aviación,   teniendo   una   especial   relación   con   Ferrol   por   ser   en   esta   ciudad   el   lugar   donde   se   dio   a   conocer como   tal   al   llevar   a   cabo   sus   primeras   acrobacias   aéreas.   Hijo   de   un   contramaestre   de   la Armada,   nació   el   15 de    diciembre    de    1878    en    la    localidad    de    O    Seixo,    municipio    de    Mugardos    y    falleció    en    Santiago    de Compostela el 3 de Febrero de 1.927, por causa de una pulmonía.
                           Estudió   el   bachillerato   en   San   Sebastián,   se   alistó   para   la   campaña   de Puerto   Rico   y   más   tarde   y   más   tarde   viajó   a   Argentina.   Posteriormente siguió    en    España    la    carrera    de    Maquinista    de    la    Marina    Mercante,    que terminó   el   año   1903.   Tras   realizar   varios   viajes   a   Cuba   deja   su   carrera   y   el año   1906   se   instaló   en   Sanxenxo,   donde   su   padre   estaba   destinado.   Allí   se dedicó    a    los    negocios,    montando    un    molino    harinero,    una    fábrica    de gaseosas   y   una   línea   de   autobuses   entre   Sanxenxo   y   Pontevedra.   Fue nombrado   el   año   1912   concejal   del   ayuntamiento   y   más   tarde,   entre   los años 1920 y 1922, fue alcalde de la localidad.                El   año   1912,   tras   presenciar   durante   las   fiestas   de   la   Peregrina   en Pontevedra   el   primer   vuelo   efectuado   en   Galicia,   llevado   a   cabo   en   una exhibición   de   unos   pilotos   franceses,   José   Piñeiro   vende   sus   instalaciones industriales   y   a   finales   de   ese   mismo   año   se   traslada   a   la   escuela   de   pilotos de   Pau   (Francia),   dirigida   por   el   conocido   aviador   Louis   Bleriot,   obteniendo el   título   de   piloto   de   aviación   en   un   curso   intensivo   de   corta   duración. Gracias   a   la   obtención   de   un   préstamo,   el   piloto   mugardés   pudo   comprar una   avioneta   con   un   motor   de   50   C.V.   de   potencia   de   la   casa   Bleriot   por 30.000   pesetas,   regresando   a   Sanxenxo,   donde   preparó   un   amplio   terreno de   campo   en   el   lugar   de   Baltar,   cerca   de   la   playa   de   Portonovo,   para   poder efectuar sus entrenamientos.                        Con   motivo   de   la   botadura   en   Ferrol   del   acorazado Alfonso   XIII,   a   la   que asistieron   la   infanta   Isabel   y   el   ministro   de   Marina,   el   6   de   Mayo   de   1913 tuvo   lugar   una   exhibición   aeronáutica   en   las   aguas   de   la   ría   ferrolana,   que pudieron    contemplar    varios    miles    de    personas    desde    la    explanada    de Caranza.                      Dentro   del   programa   tuvo   lugar   la   competencia   entre   José   Piñeiro   y   el afamado   piloto   francés   Poumet,   que   llegado   el   momento   se   niega   a   realizar la   arriesgada   pirueta   conocida   con   el   nombre   del   “vuelo   de   la   gaviota”,   que consistía   en   rozar   el   agua   con   una   de   las   alas   de   la   avioneta.   La   difícil acrobacia    la    llevó    a    cabo    el    aviador    mugardés,    pero    al    chocar    con    un madero   flotante   se   cayó   al   mar   con   su   aparato.   José   Piñeiro   resultó   ileso del   accidente,   reparando   el   avión   siniestrado   y   comenzando   de   esa   forma   a crearse su fama popular.                 Reapareció        el    mismo    año    1913    en    un    festival    aéreo    de    Burgos, obteniendo   el   primer   premio   en   una   competición   realizada   con   los   pilotos franceses    Vedrines    y    Paumet.    El    piloto    gallego    viaja    a    continuación    a Buenos   Aires   y   Tucumán,   invitado   por   el   Centro   Gallego,   obteniendo   un nuevo    éxito,    aunque    en    la    capital    argentina    se    rompió    una    pierna.    De regreso   a   España,   el   año   1914,   José   Piñeiro   actúa   en A   Coruña   y   Valladolid, volviendo   a   Cuba   donde,   a   pesar   de   tener   un   nuevo   accidente,   obtiene   un clamoroso éxito al realizar el primer vuelo invertido.                            Siempre   pilotando   su   avioneta   Bleriot,   el   año   1915   por   invitación   de   la Escuela   Nacional   de   Getafe,   el   piloto   gallego   actúa   delante   de   los   Reyes   de España,     obteniendo     un     relevante     éxito.     Tras     realizar     una     serie     de actuaciones   y   exhibiciones   a   lo   largo   de   diferentes   lugares   de   España,   el aviador    Piñeiro    celebra    la    última    de    ellas    el    año    1921    en    Ribadavia, sufriendo   un   accidente   final   en   el   que   destroza   su   aeroplano,   razón   por   la que    decide    retirarse,    entre    otras    razones    dada    la    falta    de    medios    para adquirir un nuevo y competitivo aparato.                      Casado   con   Joaquina   Migayo,   con   la   que   tuvo   cuatro   hijos,   José Piñeiro   decide   instalarse   de   forma   definitiva   en   Santiago   de   Compostela, lugar   donde   sus   hijos   cursaban   estudios   universitarios.   Con   motivo   de   la guerra   de   Marruecos   intentó   volver   a   la   actividad,   ofreciéndose   a   pilotar   un avión    militar    pero    no    fueron    necesitados    sus    servicios.    José    Piñeiro González   falleció   en   la   capital   compostelana   el   3   de   Febrero   de   1927,   a causa   de   una   pulmonía.   Sobre   su   tumba,   otro   conocido   aviador   español, Durán Loriga, dejó caer un ramo de flores desde su avión.                                    A   lo   largo   de   diez   años,   desde   1911   hasta   1921,   el   piloto   José   Piñeiro en   convirtió   en   un   héroe   popular,   conocido   en   España   e   Hispanoamérica, siendo   considerado   por   algunos   como   el   mejor   pintor   de   acrobacia   del mundo    en    su    época.    Tanto    Guillermo    Llorca    en    la    Gran    Enciclopedia Gallega   como   Guillermo   Escrigas   en   el   Cuaderno   de   FerrolAnálisis   titulado Ferrol   en   la   Aviación,   se   extienden   en   la   biografía   del   aviador   José   Piñeiro González.                      En   la   localidad   de   Sanxenxo,   donde   el   piloto   mugardés   se   afincó durante   bastante   tiempo   y   de   la   que   fue   alcalde   durante   dos   años,   se erigieron   sendas   estatuas   en   reconocimiento   del   aviador   Piñeiro,   mientras que    no    llegaron    a    realizarse    los    proyectos    de    dos    monumentos    en    su honor,   el   primero   en   Santiago,   obra   del   escultor   Francisco Asorey,   y   el   otro en   su   municipio   natal   de   Mugardos,   lugar   de   Beiramar,   obra   del   pintor   Bello Piñeiro, nacido en O Seixo como el piloto gallego.
Piñeiro con un amigo delante de su avioneta
Piñeiro con las autoridades
Piñeiro preparado al despegue con su avioneta
Monumento a Piñeiro en su pueblo
Piñeiro enseñando su avioneta
En O Ribeiro sentado en el centro
Lugar donde efectuaba sus exibiciones
Agradecimientos a:                                     Carlos Quintia Celaya por su publicación “El vuelo de la gaviota”                                     Informativo diario “El Diario de Ferrol”                                     E investigadores conocidos que nos han ayudado
Copyright © 2019 BIT INFO Informática Revisión 12.10b 02/07/2019 Powered by Vuelta a Inicio