Joaquín Lóriga Taboada Piloto, Militar       Madrid / Manila  1926
Copyright © 2019 BIT INFO Informática Revisión 12.10b 02/07/2019 Información Legal Powered by  Vuelta a Inicio
 
               Joaquín   Loriga   Taboada,   nació   en   la   parroquia   de   San   Martiño   de   Prado, municipio   de   Lalín,   Pontevedra,   el   23   de   septiembre   de   1895   y   falleció   víctima   de un   accidente   aéreo   en   el   aeródromo   de   Cuatro   Vientos,   Madrid,   el   18   de   julio   de 1927, fue un aviador y militar español.                Llevó   a   cabo,   junto   con   otros   dos   pilotos   y   tres   mecánicos,   el   vuelo   Madrid- Manila de la Escuadrilla Elcano.
                  Pertenecía   a   una   familia   de   tradición   militar,   los   Taboada,   cuya   casa   solariega   era   el   pazo   de   Liñares.   En 1912   ingresó   en   la Academia   de Artillería   de   Segovia,   realizando   posteriormente   el   curso   de   habilitación   para piloto   en   la   promoción   1920-1921.   Participó   en   la   guerra   del   Rif,   incorporándose   en   1921   al   servicio   de   la aviación   militar,   tras   ser   ascendido   a   capitán.   Destinado   en   Melilla,   como   jefe   de   la   tercera   escuadrilla, conoció   a   Eduardo   González   Gallarza,   que   años   después   le   acompañaría   en   el   vuelo   Madrid-Manila.   Por   su valientes   acciones   en   la   guerra   del   Rif,   en   septiembre   de   1923   se   le   impuso   la   Medalla   Militar   junto   a   otros aviadores distinguidos, como Ramón Franco, Juan de Ortiz y su propio compañero Gallarza.
                  Pertenecía   a   una   familia   de   tradición   militar,   los   Taboada,   cuya   casa solariega   era   el   pazo   de   Liñares.   En   1912   ingresó   en   la   Academia   de Artillería   de   Segovia,   realizando   posteriormente   el   curso   de   habilitación para   piloto   en   la   promoción   1920-1921.   Participó   en   la   guerra   del   Rif, incorporándose    en    1921    al    servicio    de    la    aviación    militar,    tras    ser ascendido    a    capitán.    Destinado    en    Melilla,    como    jefe    de    la    tercera escuadrilla,   conoció   a   Eduardo   González   Gallarza,   que   años   después   le acompañaría   en   el   vuelo   Madrid-Manila.   Por   su   valientes   acciones   en   la guerra   del   Rif,   en   septiembre   de   1923   se   le   impuso   la   Medalla   Militar   junto a   otros   aviadores   distinguidos,   como   Ramón   Franco,   Juan   de   Ortiz   y   su propio compañero Gallarza.
Joaquín con sus compañeros de vuelo
Monumento dedicado a J. Lóriga Taboada
Etapas del vuelo Madrid / Manila 1.926 y la tripulación
                        En   1924   fue   destinado   a   la   península,   concretamente   al   aeródromo de   Cuatro   Vientos,   entonces   en   los   alrededores   de   Madrid,   como   jefe   de la   escuadrilla   de   clasificación.   Allí,   en   1926,   Loriga   pilotó   el   autogiro   de Juan de la Cierva en su prueba inaugural hasta Getafe.                            El   mismo   año,   en   medio   de   una   gran   expectación,   el   5   de   abril   inició, con   los   capitanes   Esteve   y   Gallarza   el   raid   de   Madrid   a   Manila   a   bordo   de sendos   Breguet   XIX,   aparatos   biplazas   de   cabinas   abiertas   en   tándem,   a cada    uno    de    los    cuales    acompañaba    un    mecánico.    Se    trataba    de    la Escuadrilla    Elcano.    La    justificación    del    raid    había    sido    que    Filipinas, antigua   colonia,   aún   mantenía   lazos   con   la   antigua   metrópoli,   existiendo todavía   una   gran   cantidad   de   población   española   o   de   origen   español,   al tiempo   que   los   tiempos   de   la   colonia   se   recordaban   como   más   benignos que los de la ocupación estadounidense.                Los     18.900     kilómetros     de     recorrido     estuvieron     plagados     de contratiempos   y,   divididos   en   17   jornadas,   fueron   cubiertos   en   treinta   y tres   días.   Durante   la   etapa   Trípoli-El   Cairo,   Esteve   tuvo   que   dirigirse   a Túnez   debido   a   una   avería   en   el   motor.   En   la   etapa   Hanói-Macao,   Loriga tuvo   que   realizar   un   aterrizaje   de   emergencia   en   Macao,   debido   en   una avería,   por   lo   que   finalmente   él   y   Gallarza   tuvieron   que   seguir   camino   en el    único    aparato    disponible    hasta   Aparri,    primera    escala    en    Filipinas, donde   fueron   clamorosamente   recibidos.   Aeroplanos   del   ejército   de   los Estados    Unidos    los    acompañaron    en    la    última    escala,    entre   Aparri    y Manila,     donde     recibieron     un     recibimiento     multitudinario.     Fueron nombrados    "Hijos    Adoptivos"    de    Manila    y    recibieron    innumerables homenajes   en   los   trece   días   de   estancia   en   el   país   del   Lejano   Oriente,   que tendrían su culminación días después, a su regreso a España.                      En   1927   recibió   junto   a   Ramón   Franco,   Ruíz   de   Alda   y   Gallarza   la Medalla   de   la   Liga   Internacional   de Aviadores,   y   atendiendo   la   petición   de sus   paisanos,   viajó   a   Galicia.   El   23   de   junio   de   1927   aterrizó   con   su   avión en   el   Monte   do   Toxo   (Lalín),   donde   una   multitud   acudió   a   recibirlo.   Era   el primer   avión   que   tomaba   tierra   en   Galicia.   Poco   después   de   regresar   a Madrid,    encontró    la    muerte    en    el    aeródromo    de    Cuatro    Vientos,    al estrellarse el avión que pilotaba.                         Antes   de   su   muerte,   sus   paisanos   gallegos   habían   comenzado   una suscripción   para   obsequiarle   con   un   aeroplano,   que   nunca   fue   adquirido. Con   el   dinero   reunido   se   decidió   erigir   un   monumento   en   su   memoria.   El monumento,   obra   del   escultor   Francisco   Asorey   fue   inaugurado   el   27   de agosto   de   1933   en   un   céntrico   parque   de   Lalín.   La   obra   reproduce   un avión   clavado   en   la   tierra,   que   simboliza   una   cruz,   que   preside   el   aviador. En la base, las palabras "España-Filipinas".
El cuerpo sin vida de Joaquín Lóriga Taboada
Sobre Postal comemorativo Madrid/Manila  1926
Fotocomposición realizada en Manila  con motivo del Raid
Llegada a Manila de Taboada y Gallarza
Salida de Cuatro-Vientos  de Taboada y Gallarza